Información Socioeconómica y Laboral del Municipio de Gata de Gorgos

Información Socioeconómica y Laboral del Municipio de Gata de Gorgos

Gata de Gorgos

Gata de Gorgos
Gata de Gorgos

Gata está situada en el nordeste de la Marina Alta, en la llanura que se forma en el sur del Montgó. Tiene un término municipal de 20,30 Km², que limita con Pedreguer, Dénia, Teulada, Benissa, Senija y Llíber. La superficie es más llanura en el tercio norte del término, cosa que ha facilitado la comunicación con Jávea al este y con Pedreguer y Ondara en el noroeste. Esta es la tierra más productiva con zonas de regadío alcanzadas por los barrancos de les Valls y de la Rana. 

El antiguo pueblo nació cerca norte del río de Gorgos, enclavado entre este curso de agua y un barranco. Hasta el 1609 Gata fue uno de los muchos lugares de la Marina Alta, habitados por musulmanes. Al final del siglo XV, Gata pasó a manos de los Íxer, señores también de Xaló; en 1535 se desmembró eclesiásticamente de Dénia y se erigió en parroquia. 

El siglo XIX ha sido señalado como el de máximo auge del comercio de la pasa, lo que provocó la alteración de la geografía gatera: se hicieron grandes cortijos (‘abancalaments de montaña’, según el habla local) para cultivar uva de moscatel y se construyeron muchos riuraus repartidos por el término municipal para proteger la pasa de la lluvia. No obstante, durante la segunda mitad del siglo XIX y el principio del XX, la emigración afectó fuertemente al pueblo: varias familias se fueron a trabajar a la Ribera o a la vendimia en Francia; otras emigraron a Argelia y, sobre todo, a Argentina, Cuba o Estados Unidos. 

Son también los años del auge del comercio con productos hechos con llata, tejidos por las Gateras con la palma del palmito encalada y secada. Esta actividad económica y la producción de pasa han sido capitales para Gata y los pueblos vecinos; no en balde encontramos documentadas las dos industrias desde el siglo XV. Además, la llegada del tren en 1941 facilitó el comercio. Cinco años después se impuso a Gata el sobrenombre de Gorgos por real decreto. Para distinguirla de otra Gata situada en Extremadura.

En la década de los sesenta del siglo pasado, tanto la producción de pasa como la de objetos de llata quebraron y las fábricas empezaron a desaparecer o a transformarse en nuevas empresas de muebles, de importación… Quizás por eso no se ha apostado por el sector de la construcción para el turismo hasta el nuevo milenio, cosa que ha propiciado que el pueblo haya mantenido un volumen de población estable y haya conservado bastante bien el término municipal y las tradiciones locales.

Extraído del folleto “Toponimia de los pueblos valencianos: Gata de Gorgos” de Joan Giner Monfort.

es_ESCastellano